Menu

Edificio para Ciencias Biomédicas

 

La propuesta aborda el proyecto de forma global para dar respuesta tanto a la construcción inmediata del edificio dedicado a Ciencias Biomédicas como al desarrollo futuro de la edificabilidad remanente, 7.370 m2.

Para ello se estructura el conjunto en tres bloques que, con una crujía de 15 m, se desarrollan longitudinalmente adaptándose a la forma de la parcela.

De los tres bloques mencionados la propuesta utiliza parcialmente dos de ellos, los situados al oeste. Los usos característicos del edificio, aulas, laboratorios y despachos, se ubican en ellos mientras que los espacios entre ellos se utilizan para albergar comunicaciones y ofrecer espacios abiertos y de relación al conjunto. La naturaleza, con espacio verdes tanto interiores como exteriores, y la luz tanto lateral como cenital se adueñan de estos espacios.

La intencionada crujía de 15 m permite disponer de aparcamiento bajo rasante de óptimo aprovechamiento dejando las zonas entre bloques de terreno natural lo que permitirá la plantación natural de las especies más diversas.

En una primera fase las franjas a ocupar en el futuro por edificación se utilizarán como aparcamiento exterior en correlación con el planteado bajo rasante en el edificio propuesto.

La transparencia y lo vegetal como germen de un proyecto, en el cual se plantean los dos bloques citados.

La zona central entre ambas pastillas, que alberga los espacios de relación y accesos en planta baja, se encuentra sobre terreno natural, lo que facilita la implantación del jardín natural interior.

La idea del proyecto es generar un espacio permeable interior exterior en el cual sea posible visualizar la mayoría de los espacios desde todos los puntos del edificio y de generar una interactuación entre el interior y el exterior.

La inclusión de la vegetación profusa en el proyecto, viene dada por varios motivos:

Regulación térmica interior del edificio, ayudando con la elección de especies de hoja caduca en la regulación térmica y tamizado de la luz solar, en verano nos protegerán de ellas, y en invierno al caer la hoja, permitirá el acceso de mayor radiación solar.

Absorción de CO2, es bien sabido el efecto purificador y regenerador de las plantas en un ambiente saturado

Absorción sonora, tanto la vegetación de cubierta, como la interior atenúan considerablemente la inmisión de ruido exterior, como la reverberación de las ondas en el interior

 

Cliente
Universidad Carlos III
Fecha de proyecto
Febrero 2018
Superficie
10.000 m2
Tipo de obra
Dotacional